[ENTREVISTA EXCLUSIVA] Miqui Forniés: ”Barcelona 92′ ha sido la mejor experiencia de mi vida”

Miquel Àngel Forniés, exjefe de prensa del Club Joventut Badalona, es un hombre que ha visto de todo en el mundo del baloncesto. Desde el debut de Michael Jordan hasta las espectaculares jugadas de Larry Bird, Erwing y Magic Johnson, además de ver la evolución de jugadores como Rudy Fernández, Ricky Rubio y Raül López, entre otras tantas anécdotas. En Jornada Previa hemos tenido el placer de entrevistarle.

¿Cómo empezó tu relación con el Club Joventut Badalona?

Yo estaba en una empresa que organizaba los veranos un torneo que lo hacía el Águila y entonces cuando acabé la vinculación en agosto del 95, pues me ofrecieron en un torneo que se hacía a final de año en Estrasburgo hacer fotos, con tres equipos franceses, el Benfica, la Universidad de Kansas y el Joventut, entonces me dijeron: ‘Como eres de Badalona, viaja con ellos como una más en la expedición y haz las fotos del torneo’. Yo llegué a un acuerdo con ellos y así fue, yo salí con los jugadores en autocar desde el Olímpic, y viajaba un directivo de la Penya que era Joan Walter (los jugadores mientras se quedaban jugando a la Play), salimos a dar un paseo y entonces vi el speaker del torneo -lo conocía-, que era el del Asvel Villeurbanne, que había estado con el en un 3×3 en el sur de Francia. El directivo vio que conocía a mucha gente que estaba por allí y yo había hablado con AS, Marca, Sport y Mundo Deportivo para enviarles la crónica cada día del partido, así te asegurabas que el torneo tuviera relevancia en los medios de comunicación.

Me acuerdo que no tenía ordenador, en aquella época me llevé la máquina de escribir y a través de ahí hacía las crónicas. El directivo vio que yo manejaba esto y que se me daba bien y a la vuelta, un día antes del día de Reyes, despiden al entrenador del Joventut, Costa. A la semana siguiente hay una rueda de prensa con directivos, presidente y con los periodistas (con los que había mal rollo). Entonces el directivo vino hacia mi y me dijo ‘¿Te ves capacitado para reconducir esto?’. La ventaja que tenía yo es que a los periodistas los conocía a todos tras mi aventura en Nuevo Basket y Basket 16 y ya había viajado mucho con ellos, sobretodo siguiendo al Barça de basket. Entonces para mi eran amigos. Yo les dije que sí, estaba en el paro y entonces el directivo me dijo que enviara una oferta para ver como creía el como se debería llevar el nuevo departamento de prensa. La jefa de prensa anterior, que se fue en septiembre, contrató a una chica de confianza que venía por las tardes, ella me dijo ‘Mira a ver como podemos mejorar esto’, entonces llamé a mi amigo Jordi Román -ahora es el jefe de la Federación- y entonces quedamos en su casa en la Calle Balmes, comimos y hablamos para ver como reconstruir la situación y hacer un buen departamento de prensa.

Era la Penya de Jofresa, Villacampa, etc. Entregué el proyecto y el presidente dijo que le parecía bien, empecé en un periodo de prueba de 3 semanas cobrando 140.000 pesetas, y de ahí hasta verano de 2014. Nunca pensé que duraría tanto. Yo soy de Badalona, de Lloreda, que está a diez minutos del pabellón, entonces para mi trabajar allí era ‘sumum’. Como he dicho antes nunca pensé que duraría tanto. Cuando yo entré había algunos conflictos, entre ellos el del presidente Jordi Parra con algún jugador, el entrenador era un desastre, era el segundo quien los hacía -Josep Maria Izquierdo, el actual segundo entrenador de Obradovic en Fenerbahçe-, habían hasta ocho americanos en la plantilla y cuando yo llegué despidieron a uno de ellos, que en el primer partido en la pista de Estudiantes metió 44 puntos, pero en su casa era muy follonero, montaba muchas fiestas y orgías. Entonces me tocó a mi ir a su casa con un directivo para ver como la había dejado, llegamos y estaban las ventanas abiertas, la música a tope, los grifos abiertos, se marchó al aeropuerto con el coche del club y lo dejó con las puertas abiertas y el claxon bloqueado, tuvo que venir la policía y etc, eso pasó en la segunda semana.

Fui viendo la progresión del club, al siguiente año llega Alfred Julbe, Rafa Jofresa y quedamos campeones de la Copa del Rey de León 97. A partir de ahí van llegando bastantes entrenadores, se marcha Julbe, llega Izquierdo, llega Manel Comas, llega Aíto, etc. Con todos los entrenadores que he conocido he tenido muy buena relación, por ejemplo con Pepu era excelente, con Aíto también y con Salva Maldonado para mi el mejor, porque es una persona muy sensible, nunca transmite nerviosismo, puedes perder muchos partidos y el sigue igual, no como con otros entrenadores. El sigue siempre la misma línea y el equipo lo agradece, ya que nunca hay tensión.

¿Antes de empezar como jefe de prensa del Joventut, ya tenías cierta reputación con todos los periodistas?

Trabajé en una empresa electrónica desde el 70 hasta el 86 y al mismo tiempo en el 81 colaboraba con Nuevo Basket, con mi gran amigo periodista Jordi Román, ellos empezaron en octubre y yo me incoporé en abril del año siguiente. Yo al mismo tiempo hacía de representante de jugadoras americanas en el 83 y entonces lo que me ganaba de comisión lo quería gastar en un viaje a Estados Unidos. Entonces le dije a mi director que quería ir acreditado a tantos partidos allí y no me pusieron ningún problema, ya que yo les salía gratis. Fue el año 84, vi debutar a Michael Jordan, Charles Barkley y estaba vinculado al mundo periodístico.

jordan
Manute Bol defendiendo a Michael Jordan. Foto: Miqui Forniés.

Más tarde la empresa que he dicho antes cierra y me incorporo a Nuevo Basket, cuando se crea Gigantes, me hicieron una oferta de fotógrafo, entonces me daban 5.000 pesetas y en Nuevo Basket no cobraba nada, entonces hablé con ellos y les dije que me habían enviado esta oferta, y Nuevo Basket me dijo ‘Te damos 30.000’ y yo les dije: ‘No hay más que hablar’. Me han costado mucho los cambios, soy una persona que estuvo trabajando 17 años en una empresa y casi 20 en otra, lo que quiere decir 36 años ligado a tan sólo dos empresas. Y ya los conocía a los periodistas, viajábamos con Europa. La mayoría siguen estando activos: Jordi Robirosa, Canut, etc. Había muy buen ambiente, viajábamos y cuando llegábamos al lugar siempre hacíamos una cena todos juntos, éramos 18 o 20. Luego viajábamos muchas veces juntos en el chárter del Barça, muchas historias ligadas al mundo del basket.

¿Habías pensado alguna vez en dejar tú puesto?

Sí, teníamos un jugador que se llamaba Baston, que estaba con Manel Comas. Era uno de los mejores jugadores y se tenía que marchar temporalmente porque su madre tenía cáncer, y desde el club hubo filtraciones a los medios, siempre habían. Nunca llamaban al jefe de prensa, siempre llamaban al presidente o a algún directivo y entonces era una gran confusión. Tuve un pique fuerte e hice un amago de marcharme, pero entonces volvió a aparecer mi amigo Jordi Román y me dijo que no sea tonto, que llevaba una mochila, que lo echara todo allí y que cuando estuviera toda llena, te cagas en todo lo que quieras y la vacías. Nunca pensé en marchar. Lo único que eso era una situación insostenible. He estado con muchos jugadores y entrenadores y con todos me he llevado muy bien.

¿Te llegaron ofertas de otros equipos mientras ejercías como jefe de prensa en Badalona?

Sí, yo conocía al entrenador Pesic -que está ahora en el Bayern-, lo conocí en el mundial junior de Bosnia 86, teníamos amistad y fichó por la selección alemana. Más tarde fichó por el Barça y trabajar Pesic y Ferran -el que era jefe de prensa del Barça- era muy difícil, entonces como a mi me gustaba ir a ver al Barça al Palau, pedía pase de prensa. A mi me gusta ver las ruedas de prensa y por eso siempre pedía acreditación. Entonces, en un partido ante Baskonia, cuando acaba la rueda de prensa, Pesic viene hacia a mi y me dice en inglés: ‘Yo no tengo jefe de prensa, ¿quieres ser mi jefe de prensa?, ¿Cuanto cobras? Te damos el doble’. Fue de cachondeo.

Y cuando lo dejé hace dos años en la Penya, el Andorra me hizo una oferta muy interesante -en la temporada que subieron a la ACB-, pero yo ya quiero mis años de relax. Quería escribir el libro y luego prejubilarme con 64 este septiembre. Sigo colaborando con el Joventut y su departamento de prensa y la relación es buenísima. De hecho cuando hay viajes en autocar siempre me dicen que sea el ‘Cabeza de expedición’ y bueno hemos ido a Zaragoza, Manresa, Valencia y recientemente a Andorra.

¿Cómo fue tu experiencia por Estados Unidos?

Yo estaba trabajando en para Nuevo Basket y me gustaba mucho la NBA. Yo ya había estado dos años en Estados Unidos pero no vi ningún partido, eran vacaciones en agosto. Yo le dije al director que me acreditara para algunos partidos y así hizo. Hicimos un fax a la NBA y me acreditaron a los partidos. Me quedo con la facilidad que tienen con la prensa. Una hora y media antes hay comida para la prensa, una guía con ambos equipos, muchas cosas. Me sorprendió todo eso. 40 minutos antes podías entrar en vestuarios, y yo aproveché para hacerle una entrevista/reportaje a Michael Jordan, al que le hice firmar un papel para Nuevo Basket. Y entonces en el primer partido que vi fue a principios de noviembre en Philadelphia, que habían quedado campeones la temporada anterior con Malone y Erving. Debutó un rookie que era Barkley, le dije a un amigo mío español que iba a ver Philadelphia y el lo primero que me dijo fue que me fijara en Barkley. No se lo llevaron a a las Olimpiadas porque decían que estaba gordo, era una bestia de 1’92 que hacía unos mates increíbles. Los Sixers tenían un equipazo increíble, y yo estaba esperando a que salieran los jugadores. Cuando salieron se me puso la piel de gallina. Fue el primer partido NBA que vi.

Días después fui a Nueva York a ver el debut de Jordan en el Madison Square Garden, donde debutan los grandes jugadores realmente. Fue el 14 de noviembre y yo estaba allí. El pabellón estaba a tope y todo el mundo estaba animando a los Bulls, Jordan hizo un partidazo con 38 puntos. Yo compré una grabadora y cada día hacía mi diario, hubo una serie de partidos y veo una brutal pelea entre Erwing y Larry Bird, yo aluciné y yo aproveché para sacar fotos. Y tu no te das cuenta que estuviste allí hasta pasado un tiempo. Los primeros en ir allí fueron los italianos y luego coincido en Nueva York con el agente de mi abogado, que hacía los partidos del plus para Italia. Vi nueve partidos el primer año y algunos jugadores me preguntaban de donde era, yo les decía España y los jugadores no sabían donde quedaba. Por ejemplo a mi ídolo Wilkins le dije: ‘Tu eres de París (Francia), pues España está al lado’. Es curioso, hay una anécdota cuando voy al primer All Star con Pau Gasol en 2002, pues en el hotel en el que estábamos, estaba el hombre de la NBA que conocía y éramos 70 periodistas alrededor de Pau Gasol, me llama y me dice ‘Como ha cambiado esto, antes no venía nadie y mira ahora’. Siempre nos daban muchas facilidades para poder trabajar.

johnson
Magic Johnson protestando al colegiado. Foto: Miqui Forniés.

¿Tu mejor recuerdo como fotógrafo?

Mi mayor recuerdo como fotógrafo fue ver debutar a Jordan en el Garden, fotos hay muchas, en mi mente hay un par y en el libro salen algunos. Una de las mejores es un mate de Erwing ante Dallas Mavericks y otra de Jordan con una rectificación a aro pasado. Luego la visita a Harlem, etc. Luego me dijeron: ‘Que cojones tienes para meterte en Harlem a hacer fotos siendo blanco’.

¿Cual ha sido el mejor partido NBA que has visto?

El del debut de Jordan y la final de la NBA del 86, el último partido de Boston-Rockets, iban empatados 3-3 y era séptimo partido. Si ganaba Boston eran campeones, llegué con el tiempo justo porque habíamos llegado con la selección española que hizo un stage por USA antes de hacer el Mundial, precisamente en España. Llegamos un sábado a la tarde y el partido era domingo al mediodía, el bus salía a las 6 de la mañana y eran cinco horas. Llegamos un pelín tarde, cogí la acreditación y me senté. Boston ganó el partido, fue un partido increíble y fueron campeones. A la tarde hicieron la rúa y fue muy emocionante, algo que no había visto aquí.

wilkins
Dominique Wilkins haciendo un mate. Foto: Miqui Forniés.

¿Cual fue la historia de tu entrevista a Drazen Petrovic?

El estaba jugando en Portland Trail Blazers y fui a Philadelphia. Ya vi a Fernando Martín en Portland años anteriores, entonces con Drazen lo vi jugar en Portland y más tarde en Nueva Jersey, a él le gustaba mucho la política -que era cuando se separó Yugoslavia-, le llevé revistas y se las dejé en el vestuario. Vi tres partidos suyos, pero hay un bus que a los diez minutos te lleva a Nueva York y si lo pierdes, como me pasó el primer año, tienes que cruzar tres autopistas para poder llegar al destino. Pues no me pude quedar porque si me quedaba a hacerle la entrevista perdía el bus, el segundo partido me dijo que había visto las revistas y que me quedase, le dije que no podía y al tercer partido le conté lo del bus. Entonces el me dijo que no pasaba nada, que me llevaba el en coche. Fue el último día, un viernes por la noche, el se quedó tirando 300 tiros en la pista auxiliar del pabellón, y le pude entrevistar. Y sí, me llevaron en coche hasta Nueva York.

¿Te sientes privilegiado?

Pues sí, la verdad es que sí. He tenido la gran suerte de poder estar en el momento oportuno. Cuando nadie viajaba, pues fui el primero. Y luego no te das cuenta, pero con el tiempo te dicen que eres el primero y tal y te das cuenta. Privilegiado también por ver llegar a Rudy y Ricky en la Penya, la de Raül López (con muy buena relación). Pillé una muy buena época, ganando títulos con el Joventut, sí, sí que soy un privilegiado y estoy muy agradecido, sobretodo por haber podido trabajar en el club de mi amigo y conocer mucha gente, doy gracias a Dios por eso. En fútbol, vi la gira de Pelé en Europa con el Santos, cuando estaba haciendo servicio militar en San Fernando.

¿Cómo fue la experiencia de ser jefe de prensa en los JJOO Barcelona 92′?

En toda la tribuna de prensa estábamos yo y Marcos Beltrán, mi misión era con una libreta preguntar a dos jugadores la opinión del partido. Luego me llamaba Toni Soler para que apuntara las declaraciones de jugadores. Eso lo transcribían y los voluntarios lo daban a los periodistas. Tengo dos grandes recuerdos de los JJOO 92 en Barcelona, el primero, cuando Estados Unidos acabó uno de sus partidos, Larry Bird pasó por mi lado y le pedí su muñequera, me la dio. Me vio un periodista americano y me ofreció 300 dólares por ella, le dije que no, la tengo en la mesita de mi habitación. Y luego cuando hacíamos el pasillo a Estados Unidos en el parking -era el único equipo que podía aparcar allí-, habían 40.000 personas en la plaza de delante, hicimos pasillo y cuando pasó Stockton por mi lado me puso en mi cabeza la gorra de campeones de los Juegos Olímpicos. Los 15 días en BCN 92 fueron la mejor experiencia de mi vida.

img
La gorra de campeones de BCN 92′ que le regaló Stockton a Miqui, la muñequera de Bird y una camiseta de Lituania.

¿Con qué entrenadores y jugadores te has llevado mejor?

Con Salva Maldonado, Pepu, con Aíto la relación era muy especial, a veces lo veía enfadado y tarde o pronto me contaba lo que le pasaba. Con jugadores me llevaba bien con Middleton, que ahora está ayudando en CSKA. Españoles me llevaba bien con Fran Murcia, aunque también tuve algún pique con algún que otro jugador.

¿Has jugado alguna vez a baloncesto?

Cuando empecé a ver baloncesto, en Salesianos jugábamos a baloncesto. Cambié de colegio y fui al Badalonès, que en el primer año tan sólo aprobé una, religión. Mi padre se enfadó mucho pero yo vi mucho baloncesto. Era el primer baloncesto bueno que yo veía, ahí descubro realmente el basket. Yo empecé a jugar con el equipo junior con 18 años.

¿Qué crees que le hace falta a la Penya para volver a ser la de los tiempos memorables?

Con la Penya hubo una temporada gloriosa que era cuando había de patrocinador Montigalà, que daban mucho dinero, tres jugadores con 1 millón de dólares, entonces ahí se consiguió hacer un buen equipo. Más adelante vino DKV, llegan buenos jugadores: la eclosión de Rudy y Ricky, se ficha a Aíto como entrenador, sus cinco años son buenísimos. El problema es que el Joventut es un jugador vendedor por obligación, para poder subsistir. Cuando un jugador destaca se va. Rudy fue el único que dijo que se quedaba cinco años y que luego se iba a la NBA por la puerta grande. Ricky fichó por el Barça por más de 4 millones de euros y Pau Ribas se va a Baskonia que le cuadriplicaba el sueldo. El próximo joven en irse supongo que será Abalde. No se puede competir con el talonario de otros equipos. Al jugador no le puedes obligar que se quede cuando en otro lado le pagan mucho más. La crisis creo que pasará y llegará un buen patrocinador. La cantera está muy bien, hace dos años ganamos el campeonato junior de Europa con Nogués y etc.

nogues
Nogués en el partido en el Nou Congost. Foto: Miqui Forniés.

 ¿Alguna anécdota divertida mientras ejercías tu cargo de jefe de prensa?

Jugábamos un partido contra Unicaja, llevábamos cinco partidos seguidos perdiendo y yo estaba en rueda de prensa y digo ‘Apaguen los móviles’, pero yo no lo había apagado, y me sonó en plena rueda de prensa. Al día siguiente, había un programa que lo hacía Andrés Montes y entonces en los clics curiosos sale esta imagen y una frase que siempre me decía Raül López: ‘Forniés que te hemos pillado’. A veces no me acordaba del nombre del entrenador rival y tenía que mirarlo en el acta que nos daban.

¿Cómo decidiste el hecho de escribir dos libros?

Cuando estoy en Nuevo Basket y publico durante cinco años las Crónicas de un viaje alucinante, teníamos todo guardado. Entonces Jordi Román y Julian Felipo hacen libros y me dijeron de hacer un libro recogiendo todos mis viajes. Me pareció una idea perfecta, el libro tenía 100 páginas y era muy barato (6’25, la distancia del tiro de tres de antes).

Y el segundo, cuando quedo en el paro después de recibir el despido en la Penya, la gente me anima y me dice que porque no me animaba a escribir un libro con tus memorias, la idea empieza a madurar, vuelvo a escribir en mi casa y no hay forma, no consigo rescatar del pasado todo lo que debía escribir. Entonces, mi amigo griego Fotis Galousis, me dice que vaya a su casa a escribir su libro, que tenía la planta baja libre porque su hermana se había ido de viaje. Entonces me fui todo el noviembre de 2014 y escribía en una mesa de ping pong en la izquierda, y el libro es desde que nazco. Y por fechas me iba acordando, yo nazco en Artigues, luego paso a Ausiàs March y esas fechas en Badalonès, primer partido, servicio militar, mi trabajo en Argelia, todo eso lo escribí allí. Trabajaba en su casa , me levantaba, desayunaba y escribía cada día 4 horas. Por las tardes hablábamos, tomábamos un café, veíamos la televisión, etc. Allí escribí la primera parte del libro, desde el 52 al 91. El último día estuve comiendo en Atenas con el ayudante de Ivanovic y allí escribí.

Llego a casa, pasa Navidad y no puedo concentrarme. Izquierdo, ayudante de Obradovic, en verano me dice ven a mi casa y escribe todo lo que quieras. Me lo repienso unos meses y decido ir allí, ahí escribí desde el 91 hasta el 96 que es cuando entro en la Penya. Estuve 12 días, Obradovic se portó muy bien y me dejó ver entrenamientos, yo como pensaba volver a entrenar, apunté varios entrenos que hacía él. Vi tres partidos de ellos, llegué un miércoles, un viernes les vi contra Laboral Kutxa, en domingo vino el Trabzonspor y con mi cámara de fotos hice fotos. Luego fui a Estambul y vi un Fenerbahçe-Anadolu Efes. Si Fenerbahçe ganaba se metía en siguiente fase. Luego vi a John Shurna jugar con Darussafaka un sábado por la tarde, y domingo vi a Galatasaray.

Volví y tan sólo me quedaba del 96 al 2014, no había forma de escribir, se ve que viajar se me daba bien. Entonces, un entrenador y amigo portugués me ofrece su apartamento en Lisboa. Yo me imprimía todas las plantillas y entonces me venían todas las historias a la cabeza. Cuando tenía dudas, me iba a casa de mi amigo con wifi y consultaba estadísticas. Y ahí acabé hasta el 2014, el final ya lo hice aquí y el 15 de diciembre se presentó el libro.

libro
‘Memorias vividas’, último libro de Miqui Forniés.

¿Cómo has visto al FIATC Joventut esta temporada?

Ha habido dos bajas importantes, que son las de Savané y Hannah, esos dos jugadores, sobretodo Savané, que hacía un trabajo muy importante. Luego la de Kirksay también fue importante. Sitapha era el líder y daba muchos consejos, eso ha hecho mucha falta este año y no lo hemos tenido. Si que es verdad que tenemos de veteranos a Mallet y Vidal, pero los fichajes no han respondido, Paul no es lo que esperábamos, Sàbat no ha jugado al nivel de Hannah y Drame que no es Savané. Queda un partido y de momento es el peor balance en las 19 temporadas que he estado aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.