La columna de Albert Molinari: “Defender para ganar”

Cristina Ruiz

ALBERT MOLINARI

Quedan seis partidos de fase regular y el Divina Joventut sigue en posiciones de playoffs. Esto, dicho así, alegra a todos los aficionados. Pero hay un ‘run-run’ generalizado que da que pensar si esto no es suficiente. Puede que ganar 4 de los últimos 9 sea mala señal, si bien las derrotas ante Real Madrid, Valencia e Unicaja se pueden justificar.

 

Con un margen de 2 partidos para el corte, el trabajo está muy avanzado. Pero son las sensaciones lo que preocupa. Y a mí, personalmente, me preocupan dos detalles: defensa y fluidez.

Se puede perder de 15 o 20 ante el Valencia e Unicaja en su feudo. Es normal, son equipos de nivel alto y malas tardes las tiene cualquiera (y ellos no anotaban todo). Pero la defensa ha bajado y de qué manera: 88 puntos de media en tres partidos ante rivales que están por debajo en la clasificación, perdiendo dos de ellos. Nuestra media era de 75 puntos encajados, lo cuál demuestra que hemos bajado la intensidad.

 

Penetraciones sencillas, rebotes ofensivos, triples abiertos … Nos anotan desde cualquier lado. Y eso no puede ser. Jugamos a intercambiar golpes de la mano de Laprovittola y Todorovic, pero es un riesgo elevado. Dawson y Birgander daban un plus de intensidad y defensa que llevamos jornadas añorando.

El físico de Bongou-Colo debería servir para cerrar el rebote, presionar al alero/escolta rival, buscar el poste y sacar faltas. Por lo que vemos, es más un tirador que un jugador potente, lejos de lo que se presuponía tras su paso por Betis y liga francesa.

McFadden nunca ha defendido, pero tiene un dato que preocupa y puede esconder ciertas lagunas: en pista tenemos un -3.2 con él. Si no amortizamos sus 9 puntos de media con defensas, no ganamos nada.

McFadden debería estar cuando Nico se sienta. Formar junto con Ventura una dupla exterior, ataque-defensa. Nico se encuentra mejor con Dimitrijevic en cancha, fluyendo como falso escolta pero atento a los cortes. Incluso meter más minutos a Nogués para cerrar rebotes y hacer ayudas, que parece que con él se sube la intensidad.  

No puede ser que algunos jugadores sumen más de 30 minutos por partido y no se gane. Más rotaciones, más intensidad atrás, más mover el balón y tiros de media distancia. Cortes por la zona. Sabemos jugar a esto, llevamos más de 25 jornadas demostrándolo. Ahora o nunca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.