La columna de Albert Molinari: ”El día de la Marmota”

La columna de Albert Molinari: ”El día de la Marmota”

ALBERT MOLINARI

En los últimos años, el Joventut de Badalona no ha podido tener estabilidad financiera. La entidad entró en concurso de acreedores en octubre de 2010 para poder saldar deudas y redirigir el rumbo para encontrar la calma. La directiva liderada por Jordi Villacampa consiguió salir del mismo a finales de la temporada 2011/12. Dos largos años peleando para poder dar viabilidad a un proyecto de cantera y primer equipo, siendo un referente dentro del deporte a nivel nacional tras más de 80 años de historia.

Tras poder pactar una demora y reducción de cuota en la deuda con Bankia, ventas de parcelas y la firma de patrocinadores, podemos hablar de que hay un poco de luz en el camino. Mantener la cantera y el primer equipo es coste elevado. A día de hoy parece que están seguros, pero será inviable mantenerse en ACB sin la venta de jugadores. Por mucho que duela a los aficionados (yo uno de ellos), es una rueda que debe seguir girando: se vende para poder formar y así cíclicamente. Es el día de la marmota.

La salida de Ricky Rubio, Rudy Fernández, Pau Ribas, Pere Tomás, Henk Norel, Marko Todorovic, Guillem Vives o Alberto Abalde han dejado mermado el equipo de emblemas y canteranos de calidad, pero han sido el salvo conducto para la supervivencia en la élite en la última década. Año tras año, el Joventut saca jugadores que terminan siendo referencia en el primer equipo o en otros, siendo parte muy importante de logros conseguidos por la selección absoluta. Incluso a la NBA han llegado los chicos salidos del Sant Josep de Badalona. Una vez la Penya fue campeona de Europa con siete canteranos. Puede que nunca más se vuelva a producir, pero el orgullo de la entidad será eterno.

Fotografía: Joventut de Badalona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *