La columna de Albert Molinari: ”Rápida reacción”

ALBERT MOLINARI

La semana pasada fui realista y un poco severo. La situación no es para menos. Pero como apunté también, mantengo la fe en la gestión de Jordí Martí. Y veo que no voy errado.

La dirección del equipo en la cancha no puede recaer en un chico de 18 años. Al igual que Ricky tubo a Elmer Bennett y Marcelinho Huertas en sus inicios, es lógico que Dimitrijevic tenga apoyo de jugadores más expertos y de diferente perfil. Este año la (gran) apuesta era Dominic Mavra. Por lo demostrado, un error su llegada. Aunque calidad tiene de sobras, si no transmite y dirige, no servirá de nada. Y un equipo de Liga Endesa no puede estar sin referente en el puesto de base.

Y en eso ha estado trabajando los últimos días la directiva y este miércoles se ha cerrado la llegada de Maalik Wayns. Para quién no lo conoce, es un base de 26 años y 1.85 que recuerda a André Turner en su tiro, su capacidad de penetrar y su velocidad. Sería un regalo que pudiese llegar a las cotas del añorado base que llevó al Joventut a ganar la Copa del Rey en 1997.

De momento, dejemos que debute ante el Real Betis y veamos cómo se adapta. Es un anotador claro, veloz y con experiencia en NBA y Europa.

Esta llegada debe calmar las ansias de Mavra y dosificar a Richard, que coincidió unos partidos con Wayns la temporada pasada en Israel. También conseguir abrir el campo y jugar el 2×2 con los pívots, o el ansiado pick&roll con los ala-pivots. Más juego de equipo, más espacios, mayor capacidad de decidir.

Es la última bala que le queda de crédito a Diego Ocampo. Tocan 3 partidos en casa de los próximos 4. Se deberían ganar dos por lo menos para calmar las masas y respirar un poco.

Foto: Jordi Valle (Jornada Previa)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.