La columna de Albert Molinari: “Xabi, forjado a fuego lento”

CRISTINA RUIZ - JORNADA PREVIA

ALBERT MOLINARI

En las últimas jornadas hemos podido ver más de una actuación destacada de Xabi López-Arostegui. No es nada nuevo, pues es un baluarte que no ha parado de crecer desde la llegada de Carles Duran.
Ante el Zaragoza se fue de madre: 28 puntos (6/7 triples), 9 rebotes, 3 robos. Imparable.

Las lesiones de Dawson y Morgan le han otorgado protagonismo en varios momentos de los dos últimos años. Callado, aplicado, responsable; ha ido asumiendo galones y madurando sin prisa pero sin pausa.
Es sabido que el Joventut ha generado varios jugadores de alto nivel en los últimos 15 años (Ricky, Rudy, Ribas, Abalde, Vives), destacando todos en sus equipos y vistiendo la camiseta de la selección nacional absoluta. Pocos pueden presumir de ello.

El nuevo integrante en este grupo es Xabi. El vasco se asemeja en gran medida a Alberto Abalde (dos años mayor), la última perla salida de Badalona.
López-Arostegui tiene 23 años. Una edad ideal para asentarse en la liga como uno de los aleros más completos y con mayor futuro del panorama nacional. Sus promedios este curso invitan a hablar de él: 10.8 puntos, 5.5 rebotes, 1 robo y 43% en triples en 23 minutos en cancha.

Para que nos hagamos una idea, Abalde tuvo promedios inferiores en su última campaña en Badalona (10.1 puntos, 3.5 rebotes, 0.8 robos con 31% triples en 24 minutos).

En Europa tampoco pasa inadvertido: 12.8 puntos, 4.4 rebotes, 1.4 asistencias con 40% en triples. Muchos aleros contrastados de Euroliga no firman estos números esta temporada, para que nos hagamos una idea de su momento dulce.

Duran se basa en el trío Tomic – Ribas – Brodziansky para controlar los partidos, con pinceladas de Bassas, Neno y Birgander. A la espera de la regularidad de Morgan y la recuperación de Dawson, le ha salido un as bajo la manga.
Y lo sabe bien, pues lo ha forjado a fuego lento. Lo ha corregido, alentado, animado, cuidado como haría un padre con un hijo durante tres temporadas. Sin prisa pero sin pausa. El curso pasado el juego y rol de Prepelic le quitó protagonismo y le creó dudas. Pero en el tramo final, casi sin la aportación del esloveno, Xabi explotó.

Y ahora vemos de forma regular un alero titular completo que bien merece todos los minutos que juega. El equipo sigue ganando y es gran parte es por su trabajo en ambos lados de la cancha. Si sigue así puede que Scariolo lo tenga en cuenta para Tokio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.