Violeta, el mayor talento ante el partido más difícil

[REPORTAJE] ¿En qué momento se puede cruzar la mala fortuna en nuestro camino? No lo sabemos. Pero en el instante que menos te lo esperas, ahí aparece, y en el caso de la protagonista de éstas líneas, fue en el peor momento.  Violeta Verano, jugadora de Snatt’s Femení Sant Adrià, sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior en la pierna derecha (sumado también a ua rotura parcial del menisco), el pasado 20 de diciembre de 2015, en una concentración con la selección catalana previa al Campeonato de España Cadete.

Con una proyección de futuro, y catalogada como uno de los talentos mejor considerados dentro de la generación del 2001, Violeta llegó a Sant Adrià en edad Mini procedente del Centre Catòlic de L’Hospitalet. Desde entonces, ha ido quemando etapas a un ritmo vigilado tanto por la selección catalana (Mini, Infantil y Cadete) como también la española (U12, U13 y U14 con oro incluido en el Torneo BAM), y siempre estando ante rivales una año por encima de su edad.

Esta evolución de vértigo se vio truncada una semana antes de que viajara junto a sus compañeras de la selección catalana para disputar el Campeonato de España. En un partido de preparación ante el Junior A de Snatt’s, Violeta sufrió una lesión de LCA,  a la que hasta entonces le había tenido mucho respeto. “En el momento que escuché el crack de la rodilla ya vi que se trataba de una lesión grave. Mi inconsciente esperaba que no fuera nada importante pero el dolor era realmente intenso”, comenta la jugadora lila. Desde ese día, tan solo quedaba mirar hacia delante y superar un contratiempo que fue operado el pasado 13 de enero, justo después de haber acompañado a la selección catalana a Huelva y colgarse la medalla de oro. “La primera semana fue muy dura porque prácticamente no me podía mover de la cama”, afirma la base de Snatt’s.

El dolor por eso, no se está viviendo en la soledad. Curiosamente, también pasó por la misma dificultad una conocida de Violeta, a la que le pidió consejo para poder sobreponerse de forma más llevadera a la lesión, pero también las muletas (amigas de viaje durante las primeras semanas). Un mes después de la operación, la rehabilitación ya se ha convertido en la rutina habitual de Violeta, y que se alargará durante varios meses. “La rehabilitación la he empezado este lunes (15 febrero) pero de momento trato sobretodo brazos y parte superior del tronco”, comenta la base lila con entusiasmo por volver a la pista. El preparador físico del club Víctor Ciavattini, que estará  junto a ella en este camino, asegura que “aproximadamente tardará unos seis meses en recuperarse”, aunque primero habrá que esperar a la desinflamación de la rodilla para poder adquirir poco a poco más movilidad.

Un dolor compartido

Los mensajes y ánimos por parte de las compañeras de equipo y el propio club son el aliento que empuja a Violeta en cada sesión de recuperación: “Sin el apoyo de las compañeras quizá estaría un poco más hundida pero sé que van a estar conmigo en el camino durante estos meses. Sufren el mismo dolor que estoy padeciendo y me hace sentir mejor”. Además, ella misma está convencida que  volverá “a tener el mismo nivel de antes”. El director deportivo de la entidad lila Dani Poza confía de la misma manera que “la fortaleza de la propia jugadora y los apoyos harán que ella vea la luz a partir de las primeras sesiones de la rehabilitación”, además de que regresará “reforzada, más madura y fuerte”.

Seis meses de travesía que todavía quedan por delante pero que verán buen  puerto a partir de verano, cuando Violeta se vuelva a enfundar la elástica lila para dar más guerra que nunca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.