Complicado, no imposible

Foto: Manel Expósito

Al Badalona le espera una auténtica odisea hasta final de temporada. Seis encuentros para soñar con el play-off y resarcirse del mal sabor de boca con el que se acabó el curso pasado.

El calendario no acompaña a los badaloneses. A falta de seis partidos para poner el punto y final a la temporada regular en Segunda B, los de Manolo González se juegan sus opciones de estar en la zona noble de la clasificación contra rivales de entidad que se presupone que van a poner en grandes dificultados a los escapulados. Quedan seis arduas batallas por disputarse, pero tampoco sería justo enterrar las opciones de play-off de un equipo que ha demostrado estar por encima, quizás, de las capacidades que se le atribuían a principios de curso. La magnífica racha histórica de los últimos encuentros lo avala: no se ha perdido ni un solo partido de los últimos diez disputados, llegando a encadenar hasta siete éxitos consecutivos. La plantilla se merece soñar.

Gran parte de las opciones pasan por ganar este domingo en el trascendental partido frente al Cornellà, ahora quinto en la clasificación. Si bien aún quedarían 15 puntos por repartirse, sacar los tres que hay en juego en el Nou Municipal de Cornellà daría un gran empujón a los badaloneses. De hecho, de las siete veces que se han visto las caras ambos conjuntos, los números están muy parejos: una victoria para el Badalona (la de la primera vuelta), una para el Cornellà y cinco empates a uno. Aunque la igualada podría valer para seguir dependiendo de sí mismos, es indudable que se tiene que salir desde el primer minuto a por el triunfo.

Sin embargo, lo que más preocupa son los desplazamientos. Los badaloneses tendrán que viajar al ya mencionado campo del Cornellà, al del Villarreal B y al del líder del grupo, el Mallorca, en la penúltima jornada. Depende de cómo se salga del partido frente al Cornellà, el choque en casa del filial del Villarreal puede volver a ser clave para las aspiraciones escapuladas. Ahora mismo son segundos, pero tan solo son cuatro los puntos que les separan del Badalona. No obstante, por lo que respecta al partido contra los baleares, podría ser un mero trámite para los locales. Son primeros con seis puntos de ventaja y podrían llegar a la penúltima jornada frente a los de Manolo González con el título honorífico del Grupo III de Segunda B asegurado y bien atado.

En el Municipal de Badalona, las cosas pintan un poco mejor. Falta por recibir al Ebro, al Formentera y al Mestalla. Por lo que respecta a los primeros, ahora están undécimos en tierra de nadie y, aunque no tiene asegurada la continuidad en Segunda B la próxima temporada (están a cinco puntos), es cuestión de tiempo que lo logren. Con el Formentera se espera todo lo contrario, un partido al todo o nada para los isleños, que juegan con fuego en el pozo de la clasificación. Y la última jornada se cierra contra los valencianos. A día de hoy son séptimos a cuatro puntos del Badalona. Aún es pronto para especular y pronosticar en qué situación llegarían ambos equipos al último partido del calendario, pero entra la posibilidad que unos u otros se presenten con opciones reales al definitivo encuentro que pondrá el punto y final al año.

540 minutos, seis encuentros y una ciudad que cree en una plantilla que se ha ganado el respeto tanto de sus rivales como de su afición. Para empezar a soñar y comenzar a hacer cálculos es capital ganar este domingo a las cinco de la tarde. Se espera un lleno en Cornellà. No es para menos. Aunque se abuse del tópico futbolístico, este fin de semana hay más que tres puntos en juego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here