La prudencia castiga al Badalona (1-1)

Manel Expósito

El Badalona no aprovecha más de 50 minutos con un jugador más y se deja empatar en el tramo final del encuentro ante un gran Lleida Esportiu.

En esto del fútbol ya se sabe. Si no le sacas partido a tus opciones al final lo acabas pagando. Y el Badalona tuvo una gran ocasión de sumar los tres puntos delante de su afición este domingo frente al Lleida y resarcirse así de la durísima derrota en el feudo del Olot de la semana pasada. Pero no lo hizo. Casi una hora con un jugador más y el marcador a favor no tuvieron el premio esperado.

El juego no empezó nada bien para los escapulados. Es más, el primer asalto del encuentro tuvo un claro dominio ilerdense. Como mínimo, hasta la expulsión de César Soriano cuando quedaban cinco minutos para enfilar el camino de vestuarios y que servía en bandeja el tercer triunfo badalonés del año. Y eso que la primera gran oportunidad del choque vino de parte de los de Calderé, cuando Nana desaprovechó por partida doble un centro milimétrico que el público, recién acomodado, ya celebraba.

No obstante, los visitantes fueron paulatinamente adueñándose tanto de la posesión como de las ocasiones claras de peligro, que obligaron a lucirse en varios momentos a un Morales crecido ante las constantes llegadas del Lleida. Un muy buen chute desde la frontal que desviaba el portero escapulado evidenciaban los problemas que tenía el Badalona para hacerse con el control del partido. Sin embargo, el gran sobresalto para los aficionados del Municipal estaba aún por llegar. Dos jugadas en apenas un minutos forzaban al portero barcelonés, que no tenía más remedio que multiplicarse para frenar las constantes llegadas de los chicos de Albadalejo.

Los minutos iban pasando y los locales achicaban como podían las amenazas del Lleida mientras esperaban su oportunidad sorprendiendo a la contra y por medio de centros laterales que no encontraban rematador claro. Pero en una de estas llegó el golpe de suerte. Un penalti discutible sobre Chacopino después de un centro desde banda izquierda tenía doble premio para los de Calderé. Segunda amarilla para Soriano y lanzamiento transformado por Albarrán desde los 11 metros, que hacía que los escapulados se fueran a vestuarios con un botín formidable para afrontar la segunda mitad después de un claro dominio ilerdense.

El segundo tiempo siguió el mismo guión de los primeros 45 minutos. El Lleida, con un jugador menos, apretó con insistencia la portería local en tanto que el Badalona se arreplegaba alrededor de su portería esperando su ocasión de matar el encuentro al contraataque. Un disparo a la hora de partido acariciaba el palo derecho de Morales y, diez minutos más tarde, un error del guardameta badalonés no acabó en la red de milagro.

Y cuando quedaban diez minutos para el pitido final la persistencia de los visitantes tuvo premio. Pedro Martín se internó en el área y, cuando encaraba al guardameta, cedió para que Alpha anotara sin oposición y dibujase el empate en el marcador del Municipal. A partir de allí, ambos conjuntos buscaron tímidamente el gol de la victoria, pero el electrónico permanecería inmóvil hasta el final del partido.

Lástima de la oportunidad desperdiciada ante un equipo que seguro que estará luchando por las plazas de honor a finales de temporada. La parte positiva: un punto más que deja a los de Calderé, después de ocho partidos disputados, en mitad de la tabla. La semana que viene desplazamiento complicado ante el colíder de la división, el Hércules.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.