Premio a la insistencia (1-1)

CF Badalona, Badalona, fútbol, futbolcat, Ebro 2bg3

CRÓNICA. El Badalona consiguió empatar en el minuto 86 un partido que se le había complicado tras un grave error. El equipo dio buena imagen ante el Ebro y demostró tener oficio, paciencia y llegada. Sólo le faltó un poco más de acierto.

 Guillem Carreras

Para recibir al que era líder de la categoría, el Badalona repitió la alineación y el dibujo táctico que le habían dado la victoria en la última jornada: tres centrales, cuatro mediocampistas (con dos carrileros) y tres delanteros.

La intención era llevar la iniciativa y así lo hizo el equipo escapulado. Los tres centrales se mantenían sólidos y movían el balón con paciencia para encontrar espacios. El equipo hasta tuvo una buena doble ocasión, pero el portero Marqueta voló para sacar el tiro de Serramitja y aguantó para rechazar el posterior chute de Lao.

El CD Ebro, con acciones como esta, resistió sin sufrir demasiado gracias al orden de sus hombres. Estuvieron bien situados, llegaron a las segundas jugadas y esperaron el momento.

Su momento llegó con un fallo en la salida de balón. Robusté desplazó hacia Grima en la derecha sin ver que tenía un marcaje cerca. El capitán escapulado no pudo controlar y el contraataque acabó en un balón rechazado que Bravo aprovechó para adelantar a los visitantes en el minuto 35.

A raíz de esta acción, Manolo González explicó en rueda de prensa que el equipo seguirá sacando el balón desde atrás tomando riesgos. El técnico gallego explicó que tienen jugadores para hacerlo y que, aunque les cueste algún gol, no lo van a cambiar.  Los escapulados quedaron un poco mareados después del gol, que había sido en una jugada aislada, y les costó volver a tranquilizarse y hacer las cosas bien, como antes del golpe del Ebro.

En la segunda parte, Manolo González cambió el sistema de juego (del 3-4-3 al 4-4-2) e intentó retomar el control. Le costó pero al final lo consiguió y convirtió el partido en un acoso arriesgado. Era arriesgado porque el equipo volvió a la defensa de tres (la que más le gusta al entrenador) y el Ebro amenazaba con contraatacar y matar el partido en cualquier error local.

El Badalona lo intentó sobretodo por las bandas con Musa en la izquierda y Víctor y Grima en la derecha, pero todos se chocaban con algún obstáculo: un defensa, una mala ejecución, el palo de la portería o Marqueta, que completó un partido espectacular con paradas de mucho mérito.

Al final, Serramitja igualó el marcador en una jugada embarullada en el área que fue el reflejo del espíritu de todo el partido: constancia e insistencia. Lo logró después de un par de rechaces, pero daba igual. Montigalà lo celebró con alegría y reconoció el esfuerzo a sus jugadores.

Aunque se pescó un punto en el último suspiro, el Badalona aún tendría la última, que podría haber significado los tres puntos, pero el cabezazo de Musa salió por encima del larguero y acabó el partido.

Un punto trabajado que dejó buen sabor a los aficionados. Ahora vienen dos partidos seguidos: el miércoles, contra Vilafranca en la Copa Federación, y el sábado, vuelve la liga con la visita al At. Saguntino. Más oportunidades para convertir las buenas sensaciones y la insistencia en victorias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.