Triunfo con denominación de origen (2-0)

Sandra Dihor

El Badalona se oxigena con una victoria balsámica ante el Castellón (2-0) y protagonismo del binomio de canteranos Robert Simón – Carlos Albarrán.

No importaba la manera pero se debía hacer con la fórmula que ortogara los tres puntos. Y así lo hizo el Badalona ante un rival que hasta pocos minutos antes del inicio del  encuentro merodeaba en la tabla con cierta alarma por la trasera escapulada. Con 10 puntos en el casillero del conjunto de Calderé y 8 en el cuadro albinegro, la tranquilidad en ambos lados pasaba por sumar los tres puntos en el Estadi y fueron los locales los que se llevaron el gato al agua. Aunque no sin sufrir en un inicio.

El Castellón salió en tromba al Municipal de Badalona, merodeando con cierta inquietud en el balcón del área del arco de Morales. Muguruza fue el primero en avisar con un disparo que bloqueó sin complicaciones el guardameta local. El Badalona respondió a la contra con una cursa de Robert Simón por la derecha que cabeceó Chacopino a las manos de Álvaro. Con Robusté, Moyano y Estellés formando una línea de tres centrales, la tranquilidad en la parte trasera fue relativa. Ya que cualquier intento de contra del equipo de La Plana despertaba un miedo más psicológico que de peligro real.

Con un juego muy estático y prudente, el Badalona intentó sorprender a la espalda de la defensa ‘centuriona’ con desplazamientos en largo ante un Castellón que lo buscaba a la contra. Los escapulados se apoderaron de la posesión a partir de la media hora de partido, con un carril derecho inmenso en ataque y el binomio Simón – Albarrán sublime.

Robusté pudo adelantar a los escapulados en una volea pero desafortunadamente golpeó en la cabeza de Nana. Y cuando más en calor estaban entrando los hombres de Calderé el paso por vestuarios frenó en seco la mejoría escapuada para volver a empezar de nuevo en la reanudación.

Pero el segundo acto se inició de cara para los pupilos de Calderé. Regalón empujó a Chacopino en el interior del área y Albarrán no perdonó desde los once metros para engrandecer al equipo y empequeñecer a un frágil Castellón que quedó muy tocado. A raíz de la primera diana escapulado el partido entró en una fase mucho más física, con los de Calderé mimando el cuero y los albinegros buscando cualquier acción a la contra sin fortuna. En una acción personal, el mago Robert Simón deleitó a los 650 valientes del Estadi con una media vuelta en la frontal del área y que finalizó con un sutil golpeo que salió rozando la cruceta de la portería de Álvaro.

La sentencia del partido no se quedó nada atrás y, en la acción combinativa más completa de los escapulados, el extremo de Badalona tuvo su premio y finiquitó el partido ante el guardameta blanquinegro. Triunfo importantísimo de un Badalona que respira en la tabla (tres puntos por encima del descenso) aunque se debe mantener en alerta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.