10 años de una cicatriz impronunciable

Manel Expósito

26 de octubre de 2018. Una fecha más para la mayoría. Intrascendente e insignificante. Quizá puede llamar la atención por ser viernes pero poco más. Para el núcleo familiar de Toni Casulleras tiene una cota superior y hasta cierto punto incómodo de recordar. Hoy, se cumplen 10 años de la mayor angustia, ansiedad y preocupación que vivió el delantero de la Unificación Llefià, cuando en la previa del partido entre el Santfeliuenc y el Canyelles sufrió un episodio impronunciable para Toni durante la entrevista.

“Recuerdo que iba en la moto junto a mi mujer para recoger la mochila y el chándal a casa de mis padres antes de ir el partido ante el Santfeliuenc, de Regional Preferente. De camino, cuando nos quedaban 50 metros para llegar, nos paramos en un semáforo y me pasó “eso”. Perdí el conocimiento y cuando me desperté ya me encontraba en el hospital. Me contaron lo que me había ocurrido. Fue una situación que nunca te esperas, y más cuando nunca había sufrido ningún tipo de enfermedad cardíaca”, describe Casulleras.

Durante cinco días estuvo en coma inducido para evitar que el cerebro pudiera quedar afectado o quedarse en estado vegetal. Cinco días después, despertó. “Perdí la memoria de aquella semana antes de que me ocurriera “eso”.

– ¿No te gusta pronunciarlo?

– No

Dos semanas y media fue el período que Casulleras estuvo custodiado en el centro médico. 15 días en los que el fútbol catalán reaccionó en masa y se acercó al hospital para apoyarlo, tanto conocidos como equipos en los que nunca había jugado. “Jugadores, entrenadores y presidentes me vinieron a visitar y me dieron camisetas firmadas. Una época en la que todavía no había Twitter ni tanto ‘boom’ mediático en las redes sociales”.

La vuelta a la rutina no fue un trauma si se equipara con la reflexión futbolística. “Hubo un momento que te planteas dejar el fútbol y te asustas. Las primeras dos semanas tienes ese momento indeciso ya que me pilló en una buena época. Cuando va pasando el tiempo y te van guiando los médicos pues recuperas tu vida normal. El primer mes me lo pasé entero yendo a los entrenamientos para mantener el contacto con el grupo. A los tres meses y medio empecé a trotar y a los 4 meses ya jugué. Se dio un cúmulo de circunstancias para que jugara y además había ese querer regresar. Fue en El Catllar, durante los últimos 10 minutos, pero te cansas el triple o el cuádruple. Para mí era como si hubiera jugado 90”, recuerda.

Desde aquel día, el jugador rojiblanco lleva situado en el pecho un marcapasos. Cada 8 años se debe cambiar, ya que la batería no es eterna. “Cuando me pusieron el marcapasos e hice la recuperación, me citaban una vez cada 6 meses. Ahora tomo cada 2-3 días una medicación de por vida para mantener las pulsaciones en sus números normales”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.