Catgas consigue la primera victoria en el Pavelló Nou (5-3)

Foto: Catgas

Catgas Energia volvió a ganar en casa. No lo hacía desde el pasado 28 de abril de 2017. Jugadores y técnicos se quitaron un peso de encima a pesar de que el partido ante Gran Canaria FS fue poco brillante. 

Gran Canaria se plantó en el Pabellón Nuevo dispuesto a dar guerra y lo hizo con sus argumentos pero con poca pólvora. Ahí estuvo la diferencia que acabó por decantar el partido del lado de Catgas Energia.

La primera mitad fue de dominio colomense, sin demasiadas oportunidades y con salidas esporádicas de los canarios en transiciones rápidas que en la mayoría de ocasiones no finalizaron bien.  Óscar Redondo volvió a repetir el cinco inicial que tan buen resultado le había dado una semana antes en Torrejón de Ardoz. Sin embargo, el primer gol llegó con los hombres de la segunda unidad entrando en pista. Corso empalmó de volea una magnífica asistencia de Juan Carlos e inauguró el marcador. La ventaja le duró muy poco a los locales. Un desajuste defensivo permitió a Nacho Gil igualar la contienda unos segundos después y con el 1-1 Catgas Energia volvió a apretar el acelerador. Con dos apariciones de David (min.9) y Iago Míguez (min.14) tuvo suficiente para enfilar el camino de los vestuarios con un 3-1 que los visitantes sin éxito intentaron ajustar en el tramo final de este periodo.

La segunda parte volvió a sembrar dudas. Al equipo se le aparecieron los fantasmas de 14 días atrás ante Santiago Futsal sobre todo cuando Nacho Gil volvió a batir a Abraham (min.23). Los colomenses trataron de no perder la calma con el 3-2 en el luminoso pero algunas pérdidas de balón le dieron la oportunidad a Gran Canaria de igualar el encuentro.

La falta de puntería visitante mantuvo la incertidumbre hasta que Pol se deshizo de un contrario avanzó por el centro de la pista y soltó un disparo que acabó en la red de la portería de Victor López. El meta tocó el balón pero no lo suficiente para desviar el duro remate del de Esparreguera que vuelve a situarse como máximo realizador del equipo en solitario con 16 goles.

El 4-2 fue liberador al tiempo que dejó herido a un Gran Canaria que había hecho del entusiasmo su mejor arma para tratar de no salir de vacío de Santa Coloma. El ataque de cinco con Juanillo como portero no fue fructífero para los de Suso Méndez. Ari Santos recogió un balón suelto en la frontal del área y marcó a puerta vacía. Era el gol de la tranquilidad con poco menos de 3 minutos para acabar el partido.  El gol de Xitao a 16” para que sonara la bocina acabó siendo una anécdota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.