El ‘nuevo cerrojo’ de la Dani Jarque

Andrés Prieto, Espanyol B, fútbol,

[REPORTAJE] Andrés Prieto se ha convertido en uno de los nombres propios de este Espanyol B en las últimas jornadas. Sus paradas salvadoras que han valido puntos para el filial blanquiazul y su última convocatoria con el primer equipo el pasado 25 de octubre para el encuentro frente al Rayo Vallecano, son algunos de los hechos que lo han llevado a erigirse entre los indiscutibles para Lluis Planagumà.

El guardameta alicantino fue protagonista en el duelo de este sábado contra el líder de la categoría, el Cornellà, atajando un penalti en la primera mitad cuando el Espanyol B iba ganando por la mínima. Su parada sirvió para que el rival no pudiera volver a meterse en el partido. “La parada del penalti ha condicionado el encuentro. No es lo mismo para un equipo como el nuestro reforzarnos al no encajar la pena máxima, a que nos lo lleguen a marcar y complicarnos la vida, y encima jugando contra el líder. De bien seguro que si hubiese entrado el penalti, el ritmo del partido hubiese cambiado y quién sabe si el marcador final también”, destacó el técnico del filial blanquiazul en la rueda de prensa posterior al encuentro, ensalzando sobre todo la gran actuación de Andrés y lo decisiva que fue su parada para el equipo.

Desde que se ha dado el pistoletazo inicial de esta liga, y en las 10 jornadas que han transcurrido, se han podido seguir viendo partidos de Andrés Prieto a un muy alto nivel, cuajando grandes paradas que han valido puntos para el filial blanquiazul. Más allá del encuentro frente al Cornellà, también es recordado el recital en el duelo frente al Reus. El portero perico salvó cantidad de ocasiones y además, también atajó un lanzamiento desde los once metros a Rico, por lo que con éste y el atajado a Enric la semana pasada ya suma dos penaltis parados en lo que va de campaña.

Inicios en la ‘fábrica blanca’

Andrés Prieto llegó al filial blanquiazul la temporada 2014/15 después de su etapa por las categorías inferiores del Real Madrid. Gran parte de su carrera deportiva la pasó también en la cantera del Hércules, donde estuvo siete años, aunque el verano de 2008 acabó recalando en el Juvenil C del Real Madrid. Poco a poco fue ascendiendo hasta pasar al Juvenil, dónde estuvo dos años, para incorporarse posteriormente al Madrid C y finalmente en el Castilla. Su debut con el Real Madrid Castilla no llegó hasta un abril del 2013 en el campo del Recreativo de Huelva. Aquel encuentro, además, fue su debut en la Liga Adelante, ya que tuvo que entrar en substitución del lesionado Tomás Mejías.

Pese a sus continuas apariciones con el filial blanco, al año siguiente, desde la dirección deportiva de Valdebebas, decidieron bajarlo al Real Madrid C, hecho que no acabó de contentarle, y por ello, decidió buscar una salida para poder seguir creciendo. Fue en ese momento cuando picó a su puerta el Espanyol y se interesaron para contratarlo para el filial blanquiazul.

Una primera temporada como perico exitosa pese a su lesión

Su incorporación y adaptación a las filas del Espanyol B fue tan rápida que en los primeros encuentros ligueros empezó jugando de titular. Todo iba bien hasta la jornada 8, contra el Eldense, cuando se lesionó de gravedad del recto femoral de la pierna derecha y tuvo que ser operado. Esta ausencia de Andrés en la portería blanquiazul fue aprovechada por Koke, que llegó a jugarlo todo hasta que, casi tres meses después, el portero alicantino reapareció en el once titular en la jornada 22 en la visita al Reus ya totalmente recuperado. Hasta ese momento, Andrés volvió a jugarlo todo, menos un partido contra el Nàstic por gastroenteritis, acumulando un total de 22 encuentros donde encajó 21 goles.

Instalado ya en la titularidad de la portería blanquiazul

Gracias a los números de la temporada pasada, y sobretodo a la confianza mostrada por Lluis Planagumà sobre él, este año se ha vuelto a ganar la titularidad en la portería del Espanyol B. Sus 193 centímetros le han ayudado a ganar balones aéreos y hacerse poderoso por arriba, aunque también se ha caracterizado por ser un portero con grandes reflejos. En las 11 jornadas disputadas hasta el momento, en todas ellas las ha jugado cómo titular, encajando 16 goles, cuatro más que a las mismas alturas de la campaña pasada. Los partidos con un gran número de goles como las derrotas frente al Reus (3-1), al Eldense (4-5) o incluso al Atlético Baleares (3-1), han ayudado a recibir más goles en contra y que se amplíe esta rienda de tantos encajados.

Todo este trabajo lo ha llevado hasta conseguir el premio de ir convocado con el primer equipo. Fue para el pasado viernes 25 de octubre para el partido contra el Rayo Vallecano, ya que unas molestias de Bardi días antes le abrieron las puertas al guardameta alicantino para ir con el Espanyol. “Andrés es uno de los jugadores que, por su cierta experiencia, tiene la posibilidad de colarse en alguna convocatoria para el primer equipo, aunque él sabe que su faena está en el filial. Sergio sabe que puede contar con él y además cuenta con él, ya que algunas veces entrena con ellos”, ha asegurado Lluis Planagumà en referencia a este hecho. Sí que es cierto que todo jugador sueña con algún día llegar al primer equipo, pero Andrés Prieto tiene claro que hoy por hoy su sitio está en el filial, y que el tiempo ya dirá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.