El RCDE Stadium da la bienvenida a una generación de sentimiento puro y a coste cero

Javier Ruiz

La generación que se consagró e impuso su ley en División de Honor Juvenil durante dos temporadas (2015 y 2016) dará el salto al primer equipo

Cuando la cosecha blanquiazul del 97′ se proclamó campeón de liga en 2016, con David Gallego en los mandos y algunas pinceladas del 98 en el equipo (‘Pipa’, Puado, Pedrosa o Frías), el entonces director deportivo Jordi Lardín aseguró que se trataba “de la mejor generación de España”. Así de claro y contundente fue. El técnico perico no fue tan al límite y declaró con un tono más cauto, en una entrevista a Jornada Previa, que aquel grupo lo formaban jugadores de un “nivel altísimo”.

Tres años después, ya en 2018, el grupo prácticamente se ha mantenido intacto en la Ciudad Deportiva Dani Jarque, ya sea con jugadores que han dado el salto al primer equipo o pican a su puerta desde el filial. Una eventualidad que muy pocas veces sucede en un club. El Espanyol, tiene ésta peculiaridad. En la imagen de este artículo, hasta 10 jugadores dieron el salto al Espanyol B en su primer año amateur, aunque algunos ya eran fijos en el filial, como Aarón Martín y Lluís López. De éste once inicial, tan solo Víctor Campuzano no llegó a dar el salto, tras presentarse ante él la jugosa oportunidad del Real Madrid.

Una vez presentado el contexto, la última gran generación de oro perico ya ha sido expuesta en el escaparate nacional, no solo por haber sido internacionales la gran mayoría de ellos sino porque canteranos como Aarón Martín (13 temporadas) y Óscar Melendo (15 temporadas), se han consagrado en el primer equipo y son dos de las grandes joyas de la Dani Jarque.

Alumnos aventajados a un lado, los cuatro nuevos inquilinos que se mudarán de Sant Adrià a Cornellà, conocen la filosofía de club como la palma de su mano. Han mamado el sentimiento perico desde el fútbol 7 y la sangre blanquiazul circula por sus venas. Álex López (9 temporadas) y Gonzalo Ávila ‘Pipa’ (10 temporadas) su subirán al proyecto de Rubi desde esta próxima campaña. La visión de juego del de Terrassa y la destreza, potencia y exquisito lanzamiento de falta directa aterrizan al RCD Stadium como carta de presentación. ‘Pipa’ acumula una campaña más en la cantera perica y ha sido el dueño y señor del carril derecho en el campo 1 de la Dani Jarque, tanto en el lateral como en el extremo.

Más paciencia deberá tener Lluís López (14 temporadas) para debutar en Primera División. A sus 21 años no le falta carácter y garra para llevar el brazalete de capitán en la zaga de la defensa de Sant Adrià. A pesar de ello, ha sido uno de los jugadores que más partidos ha disputado en el Espanyol B en cuatro temporadas y en la 2019-2020 le llegará la ansiada oportunidad de dar el salto a la Liga Santander.

La trayectoria de los cinco primeros en las categorías inferiores del Espanyol es estratosférica y fuera de lo común si la comparamos con el periplo de Javi Puado (4 temporadas). Firmó en la Dani Jarque en edad juvenil y se le espera con inquietud en Cornellà. Aunque faltó el canto de un duro para que formara parte del Real Madrid el verano pasado, Puado se mantuvo en el filial y la próxima temporada tendrá ficha del primer equipo.

Una generación llena de riquezas y el temario del club más que aprendido y estudiado para que represente y sea el reflejo de las futuras estrellas del fútbol formativo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.