El Séptimo de Caballería blanquiazul (4-0)

CRÓNICA. El Espanyol B supera con clarividencia a un dormido L’Hospitalet que prácticamente no ha puesto oposición a un filial perico que podría haberse llevado una goleada mucho mayor. Un soberbio y desbordante Robert Simón ha participado en tres de la cuatro dianas que sitúan a los de Lluís Planagumà en la zona noble de la tabla.

El frío y el viento matinal en Sant Adrià parece que no ha sentado igual de bien al filial blanquiazul que a los pupilos de Martí Cifuentes. Como si de un combustible se tratara la baja temperatura en la ciudad deportiva, ésta ha activado desde el inicio al segundo equipo del Espanyol. Con el único recambio en el once inicial de Borja Martínez por Serrano, el ya clásico 4-4-2, y el cuarteto Dalmau-Rufo-Simón-Entrena activados, han empezado a llegar las jugadas combinativas y ofensivas nada más empezar. Primero Marc Navarro a balón parado y después Dalmau con otra llegada, avisaron a la portería de Aluestia justo antes de que se abriera la lata. A los quince minutos del duelo, oportunidad dentro del área del Hospi que aprovecha un atento Robert Simón en el rechace para inaugurar la sangría posterior blanquiazul.

Con poco se hacía mucho. El Espanyol B no tuvo que esforzarse al máximo para poder dominar cómodamente el balón ante un estéril Hospi que no tuvo prácticamente ningún síntoma de querer o intentar meterse en el partido. Boris tuvo la aproximación más clara del primer tiempo pero no pudo definir ante la salida de un seguro y notable actuación de Rubén Ualaloca bajo palos. Una ocasión aislada que despertó todavía más el olfato goleador perico y sumó la segunda diana con otra oportunidad entrelazada en el área pequeña y que cayó a los pies del ‘killer’ Dalmau para solo tener que empujar el balón. Media hora de juego y la balanza se decantaba factiblemente hacia los de casa. Poco antes del descanso, Entrena tuvo que abandonar el césped por un pequeño esguince y dejó el extremo a Pibe.

Tras el paso por vestuarios, el control del partido todavía tuvo más color blanquiazul. Los de Planagumà se gustaban y el público disfrutaba de un fútbol combinativo y a la vez directo. Una jugada individual de Pibe  conectada con Robert Simón acabó en asistencia al punto de penalti para un Rufo que fusiló a la red y acabó de rematar el partido. El 3-0 sentenció la moral de los del Baix Llobregat y provocó todavía más envestidas pericas. Pibe también fue el protagonista de la estacada final con un centro preciso a Adrián Dalmau, que se colocó el balón con el pecho para rematar por la escuadra el repóquer de goles. La mano de goles se pudo haber completado si el colegiado hubiera pitado una clara pena máxima a Ripoll dentro del área.

Contundente triunfo final para el filial que controló y supo gestionar los tempos del partido ante un Hospitalet apagado y que tan solo en el primer tiempo dio síntomas de plantar cara. Ahora los de Planagumà suman 20 puntos y ya miran hacia la zona alta de la clasificación pese a estar muy ajustado el grupo.

Espanyol B: Rubén, Navarro, Lluís, Aaron, Gales (Antonio Cristian, min.74), Borja, Robert, Marc Roca, Dalmau (Ripoll, min.74), Rufo, Entrena (Pibe, min.37).
CE L'Hospitalet: Aulestia, Dani Fernández, Serra, Aleix, Medina, Miki, Guzmán (Aitor Rubial, min.46), Toni Alcover, Boris (Torres, min.64), Xavi Port, David López (Rubén Carreras ,, min.74).
Gols: 1-0: Robert (min.15); 2-0: Dalmau (min.33); 3-0: Rufo (min.56); 4-0: Dalmau (min.70).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.