Eloi Blanes y el injusto castigo al sacrificio y la humildad

Manel Expósito

No vamos a engañar a nadie. Hasta hace poco más de dos meses desconocíamos la vinculación de Eloi Blanes con Sant Adrià de Besòs (El Besòs, 1998). Es más, directamente nunca antes habíamos oído hablar de él. Pero en uno de nuestros desplazamientos a Trajana – mientras entrenaba al Benjamín C del Sant Adrià – descubrimos que era adrianense de nacimiento, defendía el escudo de la UE Vic en Primera Catalana y se había formado en las canteras de Espanyol, Cornellà, Sant Gabriel, Europa y Girona. En definitiva, entre las mejores escuelas catalanas de formación. Además de haber tenido ofertas encima de la mesa de Damm y Sabadell.

Pero no todo lo que brilla es oro en la trayectoria de Eloi Blanes. Las lesiones le habían respetado en su plenitud durante su etapa de formación. Un escudo protector le convertía en un central inmune al calvario de cualquier jugador…hasta que dio el salto a amateur. Desde que el Girona le cediera al Mollet la salubridad que le había acompañado hasta entonces, le ha empezó a dar la espalda y, prácticamente desde noviembre de 2017, se recupera de una lesión de cruzados en la pierna derecha con rotura del menisco interno. En septiembre de este año se recuperó pero una recaída le apartó de nuevo del césped. Esta es la historia de Eloi Blanes.

“En mi casa nunca ha gustado el fútbol. Empecé en la Escola RCDE y tras dos temporadas allí, el Espanyol me federó y estuve tres años más como perico”. Donde llegó a coincidir con Óscar Melendo en la escuela blanquiazul. Tras cerrar etapa en la Ciudad Deportiva, el Cornellà fue su nuevo hogar durante cinco campañas. Siempre en las más altas categorías y logrando un subcampeonato Infantil de Cataluña con el club verde.

Su segunda experiencia en casa fue en el Sant Gabriel, aunque de tan solo siete meses, en edad cadete. Europa y Girona cerraron su etapa juvenil, con el colofón de debutar en División de Honor Juvenil en la tercera escuela con fútbol profesional de Cataluña.

“Siempre he tenido claro que además de jugar a fútbol debía estudiar. En Girona coincidí con jugadores que venían de Villarreal, Málaga…la mayoría prácticamente ni estudiaban porque querían centrarse en el fútbol. Yo tenía claro que quería hacerlo. Opté por periodismo en Vic y cada mañana me despertaba a las 7, iba a la universidad, acababa las clases a las 3, me llevaban en coche a Girona y bajaba a Barcelona en AVE. Esa rutina durante toda la temporada….era mucho sacrificio pero estaba contento porque disfrutaba y tenía su recompensa. Jugué 33 partidos de 36 como titular, habían desplazamientos a Mallorca, Zaragoza…además de estar en un club que despuntaba. Si tuviera que volver a hacerlo lo haría”.

La vida hasta entonces para Eloi Blanes era la del sueño de cualquier adolescente con los pies en el suelo y la cabeza bien amueblada. Hasta que el salto al fútbol regional le deparaba un futuro oscuro y cruel. En el ecuador de la temporada durante su etapa en Mollet, Eloi se rompió los cruzados de la rodilla de la pierna derecha y ya no volvió a disputar un minuto más. Entre Barcelona y Girona (ya que aún pertenecía al club gerundense) se llevaron los tratamientos de recuperación.

A pesar de estar en proceso de rehabilitación, la UE Vic apostó por él y volvió a tener minutos en la capital osonense. A principio de temporada, ante el Palamós, la rodilla volvió a decir basta y se le volvió a caer. “Desde el club nunca me han presionado y les estoy muy agradecido. Arriesgaron por mi porque me ficharon lesionado y me han renovado tras recaer. Les estoy muy agradecidos y ojalá algún día les pueda devolver lo que están haciendo por mi. Mi objetivo es jugar esta temporada”, reconoce Eloi.

Objetivo: ascender a Tercera División

“La temporada está siendo espectacular. Desde el primer momento que llegué, el club tenía el objetivo del ascenso. Estamos hablando de un histórico que debe estar en Tercera División y todo lo que no salió el año pasado, nos está saliendo este. Si se lidera bien el grupo y se mantiene el buen rollo tendremos recompensa. ¿Complicado el ascenso? Hay equipos muy potentes para una única plaza porque el Girona está muy fuerte. Será muy complicado y esta semana jugamos en Palamós.

Del campo a los banquillos

“La pasada temporada me llamó la atención entrenar un equipo y aproveché que la temporada vivía en Vic para llevar un equipo. Un grupo de niños sin experiencia e hicimos un año muy bueno. Ver la evolución de esos niños fue increíble y los padres muy contentos. Intentamos seguir pero por incompatibilidad era muy complicado. Lo tuvimos que dejar. Era un problema enorme para compaginarlo. Fue una pena porque la tristeza está ahí. No es solo ganar partidos sino formar un grupo de amigos”.

Entrenar en su barrio, El Besòs

“Me llamó mucho la atención entrenar en Trajana porque es mi barrio y nunca he jugado allí. He jugado en muchísimos campos y nunca contra el club de mi lugar. Remo me ofreció entrenar allí y me gustó la idea. “El proyecto del Club es el de una entidad nueva y era necesario, dando cabida a una zona muy futbolera. Ojalá que el proyecto salga bien. Estoy muy ilusionado. Eso sí, el Ayuntamiento debería respaldar más al Sant Adrià, sobre todo a nivel de instalación”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.