[ENTREVISTA] Sergio Fernández: “El culturismo engancha mucho aunque no esperaba competir”

[ENTREVISTA] Sergio Fernández: “El culturismo engancha mucho aunque no esperaba competir”

[ENTREVISTA] Aficionarse al culturismo no es como aficionarse al fútbol, baloncesto o cualquier otro deporte, en el que hoy practicas pero mañana descansas. El culto al cuerpo es un deporte de sacrificio puro: 24 horas, 7 días a la semana, con una recompensa más bien de sentirse satisfecho con uno mismo y no tanto económica. Sergio Fernández (Sant Adrià, 1996) conoce en profundidad esa rutina y estilo de vida a diario. Desde hace tres años, a los 17, se introdujo seriamente en el mundo del culturismo y recientemente se ha subido al tercer escalón del Campeonato de Cataluña sub-21 y quinto a nivel europeo. A partir de su experiencia, conocemos más en profundidad un deporte con poca repercusión mediática pero muy sacrificado.

La primera pregunta es sencilla: ¿Qué es el culturismo?

Yo lo vivo como un estilo de vida aunque no hay una única definición. Se trata de un sacrificio de cuerpo y mente, de deporte, de dieta y esforzar tu cuerpo al máximo para darle un aspecto diferente… cada uno lo vive a su manera.

¿Cómo lo descubriste?

Jugaba a fútbol y empecé yendo al gimnasio porque me gusta y empecé a ver unos cambios en mi físico y fui dando pasos. Me di cuenta que cada vez podía dar más de mi mismo y decidí presentarme a campeonatos.

¿Llega a enganchar?

Engancha mucho. No me esperaba competir. Cuando salí del campeonato del mundo en Salamanca lo primero que le dije a mi novia es que quería ser campeón del mundo de culturismo natural.

¿Se puede descansar del culturismo?

No. Si te tomas en serio la competición debes estar un año sin parar. Es muy sacrificado. Si únicamente te centras en el físico y dejas de lado la dieta, no llegas a buen puerta. Una cosa es independiente de la otra.

¿Cómo es una rutina semanal?

Al principio únicamente iba dos días a la semana al gimnasio con un amigo. Ahora estoy acostumbrado a ir cinco veces, seis si estás más motivado. Debes priorizar aspectos en tu vida y también hay exámenes de la universidad. Lo recomendable también es descansar porque sino los entrenamientos no son al 100%.

¿Una obsesión entonces?

Es un deporte muy egocéntrico. Eres tú, solo tú y nada más que tú. Es un estilo de vida que te lleva a pensar únicamente en tu persona, aunque luego te das cuenta que hay más personas a tu alrededor. Es una parte que se debe gestionar bien. Cuando preparas la competición, las semanas de antes son muy duras y a veces se paga con la gente que te rodea.

¿A nivel personal dónde está tu grado de satisfacción?

Para mi es poder vivir este estilo de vida cada día.  Disfrutarlo. Hay gente que va al gimnasio obligada. Habrá gente que no le parezca bien bien dietas.

¿Cómo has conseguido llegar hasta este punto?

El entorno familiar es muy importante. Tuve ansiedad durante la época de exámenes porque no quería competir. A nivel de entrenamiento y dietas me la han preparado Lluís y Yolanda de Inusual Fitness. Semana tras semana se iba analizando el progreso.

¿La perfección existe en el culturismo?

No. Es muy subjetivo. Aquello que a mi me puede parecer bonito, para ti no. Es un deporte muy subjetivo y a partir de la valoración de los jueces se elige el número uno, aunque a mi no me lo pueda parecer. A veces cuesta darse cuenta de las diferencias entre un cuerpo y otro.

¿En el culturismo puede llegar a verse ‘postureo’?

Te voy a matizar. Una cosa es el culturismo y otra el ‘chico gym’. El ‘chico gym’ es quien va al gimnasio a hacer unos ejercicios y se hace la foto. Cuando estoy en el gimnasio siempre dejo el móvil en la taquilla y casi nunca estoy con él. Lo aíslo. En el gimnasio estoy yo solo, con mis ejercicios.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *