Es hora de levantarse

El Espanyol B está ofreciendo en las últimas jornadas otra imagen bien diferente a la que habían mostrado en el inicio liguero. Los triunfos en casa frente a rivales de entidad como Lleida Esportiu (1-0), Barça B (3-2) y Sabadell (1-0) conseguían, al menos, tapar los malos resultados logrados a domicilio. Pero un empate frente al Valencia Mestalla (1-1) y otra derrota contra el Eldense (4-5) en la Dani Jarque, juntamente con la mala racha de resultados fuera de casa, han levantado críticas sobre el juego del equipo y sobre si un equipo tan joven esta preparado para una categoría tan exigente.

Los números hablan por si solos. Han sumado 3 puntos de los últimos 15 posibles (tres empates y dos derrotas), sumando 5 partidos sin conocer lo que es la victoria. Con todo ello, el equipo ha pasado de las posiciones de privilegio de la clasificación hasta el 13 puesto, y con ello, teniendo que ir mirando de reojo las posiciones de descenso.

La lesiones y las continuas bajas han podido influenciar en esta dinámica tan negativa. Han habido lesiones de piezas básicas en los esquemas de Lluis Planagumà, como fue el caso del capitán del filial blanquiazul, Cristian Galas. El central perico estuvo fuera del equipo más de tres semanas y dejó un hueco que finalmente acabó ocupando un jugador que no había tenido mucho protagonismo al inicio de temporada, Antonio Cristian. Por otro lado, jugadores como Robert Simón, Marc Navarro o incluso Entrena también se han perdido algunos de los últimos encuentros. Todo este conjunto de bajas han propiciado que Planagumà solo haya podido repetir el once en dos ocasiones (frente a Barça B y Badalona).

Ya des de principio de temporada han habido muchas dudas sobre si un equipo con una media de 19 años podía competir en una categoría tan dura. Esto contexto es fruto del gran número de jugadores que han subido esta campaña del juvenil, y que han substituido todas las bajas que ha tenido el Espanyol B este verano, dónde solo se conservan seis jugadores de la campaña pasada. Pero en aquella ocasión (temporada 2014-15), el equipo liderado también por Planagumà, en la jornada en la que nos encontramos, la décima, estaba mejor situado en la clasificación que la que ocupa el filial actualmente, ya que se encontraba cuarto y en posiciones de Playoff.

Captura de pantalla 2015-10-28 a la(s) 20.28.20

Clasificación jornada 10 temporada 2014/15 con el Espanyol B cuarto y en posición de Playoff

Captura de pantalla 2015-10-28 a la(s) 20.14.47

Clasificación jornada 10 temporada 2015/16 con el Espanyol B a 4 puntos del descenso

 

Es cierto que aún es pronto, y por eso mismo, el Espanyol B está a tiempo de poder cambiar esta dinámica negativa de resultados. Además, Lluís Planagumà cuenta con un equipo joven pero con calidad, y entre sus filas se encuentra al máximo artillero del grupo 3, Dalmau.  Por eso mismo, la primera prueba de fuego será este sábado en casa contra un candidato a estar en las posiciones de ascenso, el Cornellà, y que actualmente es el líder de la categoría. Una de las claves para empezar a sumar de tres en tres será que la Dani Jarque vuelva a ser el fortín que fue en las primeras jornadas ligueras, y que así la gente se vuelva a enganchar al equipo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.