La visita al colista no fue un paseo (0-1)

Foto: Espanyol

El filial del RCD Espanyol sigue imparable y gracias a la victoria frente al Vilassar de Mar sumó la vigésimo séptima jornada consecutiva como invicto,  Ante un Vilassar que plantó cara en todo momento, Cristo dio los tres puntos a blanquiazules.

El Espanyol B se tuvo que poner el mono de trabajo para llevarse los tres puntos del Municipal Xevi Ramón frente a un Vilassar que jugó sus mejores cartas en defensa para evitar que los de Gallego encontraran el camino fácil hacia la portería de Ribera.

Los pericos se quedaron el balón en propiedad desde el mismo pitido inicial y a base de toque y combinaciones intentaron derribar el muro defensivo local.

Si bien los jugadores del filial vivieron prácticamente los cuarenta y cinco primeros minutos instalados en campo contrario, el público tuvo que esperar hasta el segundo tiempo para ver ocasiones claras de gol.

El paso por los vestuarios de los dos conjuntos no cambió la propuesta de juego de unos y otros. Los de Gallego siguieron gobernando sin oposición, mientras que los locales se conjuraron para aguantar el segundo tiempo sin conceder un gol.

Sin embargo, con el paso de los minutos, el esfuerzo físico de los jugadores del Vilassar se empezó a notar en sus piernas y, con la paciencia del equipo blanquiazul, comenzaron a aparecer las primeras grietas en defensa por donde los espanyolistas lograrían hacer daño.

No hicieron falta muchos minutos de la reanudación para que el juego del Espanyol B diera sus frutos y subieran el 0-1 al marcador, sin embargo, el gol fue invalidado por fuera de juego de Cristo en el momento del remate.

Este primer aviso fue el preludio del gol de la victoria espanyolista que no tardaría en llegar pasado el primer cuarto de hora del segundo tiempo. El mismo Cristo recibió en la frontal del área y en la media vuelta conectó un disparo imparable para Ribera que supondría el triunfo perico.

El esfuerzo físico local y el trabajo de los jugadores de Gallego impidieron cualquier reacción del Vilassar que prácticamente no visitó los dominios de Álex Domínguez en todo el partido.

De hecho, fue después del 0-1 que pudieron llegar nuevas dianas para el bando espanyolista, pero sin el acierto para convertirlas. Las más claras fueron para dos remates de cabeza, uno de Puado y otro de Cristo, y también por un disparo de Pedrosa que atrapó el portero local para dejar el 0-1 como marcador definitivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here