Sin gol (0-0)

Sendy Dihor

Los de Calderé no encuentran la solución para sumar la primera victoria de la temporada frente a un rival recién ascendido y cierran tres jornadas con dos puntos de nueve posibles.

No hay manera. Tres partidos y dos puntos. Se confirma el peor inicio escapulado en la categoría de bronce del fútbol español. Aunque las sensaciones no han sido del todo malas, las ocasiones claras no acaban de llegar y la consecuencia directa es que tan solo se ha anotado un gol en los primeros 270 minutos de la temporada. Es muy temprano para hacer valoraciones, pero el partido de hoy contra el Teruel deja una imagen mucho más optimista para empezar a sonreír. De momento, toca esperar una semana más para saborear la primera victoria del año.

A las 19 en punto empezó a rodar el balón en el Municipal de Badalona. Desde los primeros minutos ya se vio que el Teruel no venía a confinarse en sus dominios, y proponía un encuentro de tú a tú a un Badalona dubitativo que estaba obligado a sumar los tres primeros puntos del campeonato frente a su afición. Sin embargo, la primera llegada con peligro del encuentro llegó por parte de los locales, cuando el brasileño Giva avisó a los aragoneses con un remate acrobático que no encontró ni la fuerza ni la colocación idónea para estrenar el marcador.

No obstante, un Teruel muy bien ordenado provocaba que los de Calderé no dominaran la posesión del balón y que, poco a poco, se fueran quedando sin ideas, sin peligro y sin control. Durante estos buenos minutos visitantes Mera puso un centro de la muerte para que Ainoza rematara a placer, pero el mediocentro aragonés no encontró premio. Después de una primera media hora indecisa, los escapulados empezaron a despertar y a gozar de más opciones de gol. La más clara para los locales llegó con un disparo de Giva que la defensa consiguió despejar a banda cuando parecía que la dirección del balón era ideal para celebrar el primer tanto local. Boniquet y Robusté, con un par de disparos sin aparente peligro, despedían los primeros 45 minutos de partido.

La vuelta de vestuarios siguió con la misma tónica con la que había terminado la primera mitad del choque, si bien parecía que la actitud del Badalona era mucho más ambiciosa y mordaz que la de su rival. Esta actitud se vio reflejada en una gran ocasión de Natalio que el delantero escapulado envió por encima de la portería de Valera a los diez minutos de juego. El gol parecía cuestión de tiempo para los locales, pero un par de cambios de los de Daniel Aso deshincharon progresivamente a los escapulados y el Teruel empezó a incomodar tímidamente las inmediaciones de Perales.

A falta de un cuarto de hora para el final el empate a cero ondeaba en el marcador. El cansancio empezó a hacer mella en los jugadores, aun faltos de ritmo, pero en el Municipal de Badalona la sensación de que podía pasar cualquier cosa era evidente. Al final, esta percepción quedó en nada, y ambos conjuntos desfilaron camino de vestuarios con un punto para cada uno.

Dos de nueve posibles. Los números son muy pobres. Pero la imagen y la sensación que ha dejado el equipo no es ni mucho menos reprobable. Si bien el gol no acaba de llegar, la solidez defensiva y la impresión general del equipo ha sido notable. El próximo desplazamiento en Cornellà adquiere, a día de hoy, una importancia sustancial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.