Tres años de un injusto punto y aparte

Foto: Natalia Melcón

Todavía recuerdo el último partido del Sant Gabriel en la Liga Iberdrola – de hecho, la competición aún no tenía ni patrocinador-. A la vez que el Atlético de Madrid festejaba una clasificación histórica para la Liga de Campeones en el renovado césped del Ruiz Casado, en el bando adrianense se hacían cábalas antes de la última jornada de liga que les diera una salvación ‘in extremis’. Desgraciadamente, aquel deseo no se cumplió.

La temporada del Sant Gabriel fue muy irregular aquella campaña. Pero, a la vez que la presente, el conjunto de Toni Camacho había hecho los deberes cuando los exámenes finales así lo exigían y cualquier rocambolesco empate a puntos, beneficiaba al Sant Gabriel por todos los frentes posibles: Sant Teresa (2-0), Zaragoza (2-1), Sevilla (5-0), Albacete (2-2), Collerense (3-2) y Oviedo Moderno (3-2). Un pleno al 15 que abría un portón a la esperanza de la permanencia.

El Sangra dependía de él mismo para estar a salvo pero el desplazamiento a Bilbao no transmitía optimismo. Con un ojo puesto en el campo y otro en Twitter, la derrota ante el Athletic en tierras vascas no dejaba otro rezo que suplicar a la divinidad que se diera por aludida un empate o una derrota maña en Coll d´en Rabassa. Petición que nunca llegó.

La ciudad deportiva de Lezama fue el cementerio donde se enterró el último recuerdo en Primera División. Cruel, muy cruel fue el adiós. Porque la victoria del Zaragoza por la mínima en Palma de Mallorca (0-1) condenó al Sant Gabriel a Segunda División y desde entonces la trayectoria del Femenino A no ha hecho más que bajada. Aunque tan solo han trascurrido tres años -en mi cabeza parece que fue ayer mismo- el ‘Sangra’ no mereció poner punto y final a cinco temporada en lo más alto.

Las tres próximas temporadas tras salir de la cúspide, las aspiraciones de regresar no han vuelto a ilusionar. Cuesta imaginar que a corto plazo regrese la ilusión, la convicción de que algún día se pueda respirar remotamente el verde de un Ciutat de Valencia, Mestalla, San Mamés o Wanda Metropolitano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here