El vendaval frena al mejor Badalona del año (0-0)

Foto: Manel Expósito

Encuentro muy disputado entre el Badalona y el Alcoyano (0-0) que ha tenido como protagonistas principales al viento en la primera parte y a los dos guardametas en la segunda.

Punto y final a la racha de siete victorias consecutivas. Hoy no pudo ser. Un magnífico Alcoyano puso las cosas muy difíciles a los locales, que en ningún momento encontraron su sitio en el campo como consecuencia del fuerte vendaval que soplaba a orillas del Mediterráneo. Sin embargo, el balance no es del todo negativo. Un punto más para los de Manolo González que, con el empate ayer del Cornellà en Sabadell (0-0), consiguen mantenerse cuartos en la tabla, pendientes del partido que jugará el Lleida mañana por la tarde frente al Formentera. Tablas que saben a poco y que obligarán a los escapulados a ganar sí o sí en el trascendental choque que se disputará el fin de semana que viene en Cornellà.

La jornada en Badalona arrancó con un homenaje a Sergio Maestre y Morales, que celebraban sus más de 100 partidos en Badalona -119 para ser exactos en el caso de Maestre-. Durante el acto ya se pudo adivinar cual sería el inconveniente principal del encuentro: un fuerte viento que soplaba, en la primera parte, a favor de los anfitriones. De hecho, gracias a este vendaval, llegó la primera gran ocasión, cuando en un córner Rubén Sánchez intentó un gol olímpico que exigió la mejor versión de Miguel Bañuz bajo palos. No obstante, fue una de las únicas veces que se pudo abrir el marcador durante la primera parte, ya que el aire imposibilitaba que unos y otros pudiesen exhibir y practicar su juego. Antes del pitido que mandaba a los jugadores a vestuarios, llegó una ocasión para cada lado: un centro de López Silva se paseaba por el área pequeña local sin encontrar rematador y una serie de rechaces casi acaban con el gol de Robert, que envió el esférico rozando el palo izquierdo visitante.

Todo lo que no se vio en la primera parte, se disfrutó en los siguientes 45 minutos, con un juego descontrolado que pudo decantar la balanza para cualquiera de los dos conjuntos. El Alcoyano, que en la reanudación tuvo tenía el viento a favor, perdonó hasta tres mano a mano contra Morales, providencial en una de ellas. El Badalona pareció despertar, y con algunas internadas por las bandas pudo inaugurar el marcador, con centros desde los dos costados que no encontraron rematador claro. Como por dentro no se podía, un chute inesperado de Segura obligó a realizar una de las paradas del campeonato al portero valenciano, mientras los poco más de 800 aficionados que asistieron al campo empezaban a impacientarse con las ocasiones que llegaron pero que no acabaron en nada claro. En los últimos minutos los escapulados apretaron, mientras el Alcoyano parecía firmar el empate y esperó su oportunidad a la contra. La más clara llegó con un cabezazo de Enri, que lo evitó bajo palos un central visitante cuando ya se cantaba gol en la grada.

Al final el marcador se quedó a cero y los aficionados badaloneses despidieron semana santa con un sabor agridulce, ya que esperaban celebrar lo octava victoria consecutiva en el Municipal. El resultado de hoy da mucha más repercusión al partido del domingo que viene, donde está prohibido fallar contra el Cornellà si se quiere estar luchando por los Play Off.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here