La columna de Albert Molinari: “Defensa, fluidez y acierto”

CRISTINA RUIZ - JORNADA PREVIA

ALBERT MOLINARI

Con una balance de 5-2 en Liga Endesa, el conjunto verdinegro está plenamente asentado en posiciones de Copa. Queda mucho, cierto es, pero no ha salido de ellas desde que se inició la temporada.

El curso pasado el balance era de 3-4 a estas alturas (después de empezar con 0-4…). ¿Qué ha cambiado de una temporada a otra?

Más allá del acierto en los fichajes y la madurez de los jóvenes, se pueden resumir esta mejoría en tres conceptos: defensa, fluidez y acierto

Defensa:

En la 2019/20 el Joventut recibió 87.4 puntos en contra, capturó 36.5 rebotes, colocó 1.4 tapones y robaba 6 balones por partido.

En la 2020/21 promedia 79 puntos recibidos, captura 35.4 rebotes, coloca 1.9 tapones y roba 7.9 balones por partido.

Una clara mejoría general. El tridente Ribas – Ventura – Brodziansky lidera el conjunto de Durán en las tareas defensivas, impulsando al resto y generando réditos colectivos que se traducen en victorias.

Fluidez:

En la 2019/20 se repartían 17.3 asistencias y se perdían 13.5 balones. Se anotaban 84,3 puntos de media.

Este curso se reparten 18.9 asistencias, se pierden 14.4 balones y se anotan 80.7 puntos de media.

Se ha subido casi dos pases de canasta y solamente se pierde menos de un balón de más que hace un año. Eso requiere mucha más circulación de balón y casi la misma precisión que la temporada anterior. Cierto que se anota más, pero eso es debido al trabajo defensivo: donde antes era un -3.4 ahora es un +1.7.

Acierto:

El curso pasado se firmaron 52% en tiros de dos, 32% en triples y 81% en libres.

En triples se lanzaban 26.3 por partido anotando 8.4 de ellos.

En 2020/21 se está promediando 53% en tiros de dos, 38.5% en triples y 80% en libres.

Se lanzan 25.6 triples y se aciertan 9.9 por partido.

Se mantienen los porcentajes en tiros de dos y libres, pero se crece de forma exponencial en cantidad y acierto en los triples. Una de las armas históricas del Joventut se ha recuperado: tiradores de calidad (y cantidad).

Prepelic acaparaba todo el ataque de la Penya dejando con pocas opciones a los compañeros para lanzar. Sus medias (2.8 triples anotados de 7.6 lanzados; un 37%) eran aceptables pero quizás abusivas.

En 2019 solamente tres jugadores anotaban 1 triple por partido, firmando entre un 33-37% de acierto.

Este año los tiradores fluyen: hasta 6 jugadores firman 1 triple anotado de media, oscilando entre un 35-53% de acierto.

El conjunto no tiene “cañoneros”, tiene tiradores (con mayúsculas). Y como muestra, el triple ganador de Bassas ante el Kirolbet (terminando con 5/6 desde la distancia).

Carles Durán decía que ser del Joventut es especial. Que se debía recuperar el ADN verdinegro.

De momento lo está consiguiendo: defensa, fluidez y acierto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.