La columna de Albert Molinari: “El diván de Carles Duran”

ALBERT MOLINARI

Ahora mismo lo que necesita el equipo es una terapia psicológica. Viven en una ansiedad constante, que les mezcla la euforia de las remontadas con la frustración de las derrotas abultadas.

Unaauténtica montaña rusa es lo que está viviendo Carles Duran en sus propias carnes. Se planificó la temporada con acierto, pero se han torcido todas las cosas posibles y por haber. Y a finales de enero nos encontramos con varios problemas.

El trío Prepelic-Dawson-Omic era un atractivo que compraba casi cualquier aficionado verdinegro. A sabiendas de que Dawson no llevaba hasta octubre, la espera bien valía la pena. Pero se rompió la ilusión a las primeras de cambio.

Luego vino la lesión de Birgander, que debía estar listo para primeros de diciembre … y puede que no lo esté ni a finales de febrero.

Llegaron Buford y Stevic para paliar estas bajas, aunque la del serbio algo más tarde de lo deseado. Y como no hay dos sin tres, se nos fue Zisis cuando empezaba a coger ritmo y ser importante en el ataque verdinegro. Eso daba alas a Neno, que se marcó dos partidazos tremendos… antes de caer enfermo y perderse dos partidos importantes.

Cualquiera que tenga empatía con Duran verá que es problema tras problema. En esta racha de lesiones y salidas, se nos ha quedado la Copa en el camino. Por poco, eso sí, pero sin premio. Otro punto negativo a añadir a un bloque tocado psicológicamente tras un 1 de 7 en Liga Endesa. Y es que hemos vivido derrotas durísimas (ante Real Madrid, Andorra, Valencia o Zaragoza) alternados con triunfos apoteósicos (ante UCAM, Darussafaka, Gran Canaria, Unicaja o Tofas).  Esta montaña rusa desgasta a cualquiera si el resultado no es positivo.

La (auto)expulsión de Prepelic ante el Zaragoza es la gota que colma el vaso. A ello se añaden los comentarios de Buford de disconformidad y cierta relajación de otros jugadores, más pendientes de sus estadísticas que del bloque.

Varios jugadores con crisis anotadoras que lastran aún más la paciencia de compañeros y opciones de Duran. Necesita refuerzos y un par de partidos buenos ganados. Puede que la Eurocup sea una tabla de salvación mental, pero no puede descuidar la ACB.

Debe marcar en el calendario en rojo los partidos vitales (que no son todos) y sumar de uno en uno. Sin ansias. Con coherencia. Con firmeza. Solo así se levantará del diván.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.