La columna de Albert Molinari: “Ventura, el termómetro verdinegro”

CRISTINA RUIZ - JORNADA PREVIA

ALBERT MOLINARI

El conjunto de Carles Durán está demostrando una clara mejoría respecto al curso anterior. No todo son los fichajes y la recuperación de los lesionados, sino también la mayor y mejor aportación de los que llevan algunos años en el club.

Uno de ellos es Albert Ventura. El capitán afronta su onceava temporada en el club badalonés y es una seña de identidad incuestionable para la mayoría de la afición verdinegra. Su liderazgo en el vestuario empieza a notarse y se ha ganado el respeto de todos los compañeros.

Este año lo vemos sonreír, cosa que no ocurrió casi nunca en los meses pasados. Y él es consciente de que no estuvo a la altura.

Nunca se le ha pedido que anote demasiado. Nunca se le ha pedido que haga cosas que no debe o no puede hacer. Su rol es claro y lo han valorado los diferentes entrenadores que ha tenido en la última década: defensa, carácter, lucha y ejemplo para los jóvenes.

Pero el curso 2019/20 estuvo inmerso en un bucle negativo que pareció no tener fin. Las nubes negras que ceñían el cielo del Olímpic quedaron masificadas en la persona de Ventura. Sólo hay que ver los datos de hace un año con los de este curso. La noche y el día.

En ACB  firmó 3 puntos, 2.6 rebotes, 0.8 robos con un pésimo 22.6% en triples y un 41% en tiros de dos. Su valoración fue de 3.3 y su +/- de (-0.8). Indigna temporada para él. Es que ni en Eurocup mejoraba sus prestaciones: 3.8 puntos, 2.1 rebotes, 0.4 robos y 30% en triples.

Se le vio enfadarse con Prepelic muchas veces. Se le vio frustrado con Zizis y Omic. Se le vio inseguro, bloqueado. Un cúmulo de cosas que no salieron bien. Pero este verano ha renacido. Y de qué manera!

7 puntos, 2 rebotes, 1.2 robos, 43.8% en triples y un perfecto 6/6 en tiros de dos para 8.3 de valoración y un +/- de +13 en cancha.

En Europa muestra mejoría con 4 puntos, 4.7 rebotes, 1 robo y 50% triples para 8 de valoración.

El curso pasado no pasó de los 10 puntos en toda la temporada. Este año ya lo ha hecho en 2 partidos… habiendo jugado solamente seis. Si el capitán sonríe, todos salimos ganando.

La baja de Dawson y las molestias de López-Aróstegui le están dando minutos y balones. Lo que el año pasado no entraba ahora cae limpiamente por la red.

Es el capitán, es el termómetro del bloque de Carles Durán. Si está ‘on fire’, la temperatura sube y la Penya gana. Sólo deseamos que siga así cuando haya aficionados: se merece una tremenda ovación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.