Un entrenador del Sant Gabriel salva la vida al portero cadete del Manlleu

Manel Expósito

El trance de alarma que ha vivido este sábado el Cadete A del Sant Gabriel no se borrará nunca de la memoria del equipo que dirige Víctor Lancharro y Jaime Cañedo. Un episodio de emergencia que afortunadamente no ha agonizado en tragedia y que tiene al segundo entrenador gabrielista como gran héroe.

Cuando apenas habían transcurrido cinco minutos de partido en el choque que enfrentaba a Manlleu y Sant Gabriel, el delantero visitante Álex Miró y el portero local Jan Robles pugnaron por un balón aéreo con tan mala fortuna que el ariete gabrielista cayó encima del guardameta local. “A los tres segundos empezó a convulsionar y el árbitro empezó a pitar sobresaltado…en ese momento salté sin pensármelo, fui corriendo al chaval y cuando llegué allí lo vi con los ojos en blanco, la mandíbula completamente cerrada y las manos y los pies engarrotados. Lo primero que hice fue intentar abrirle la boca como pudiera y poder sacarle la lengua para que respirara. Al no poder hacerlo con la mano le metí los dedos y le chafé la lengua para abajo para que pudiera entrarle aire. Entonces llegó más gente y se la pudimos sacar”, narra Cañedo. La mandíbula es el músculo más fuerte que tiene el ser humano y en un episodio de convulsión el cuerpo actúa con los síntomas que padeció Jan.

“Le pusimos de lado para que no se tragara la lengua y a los cinco segundos ya recuperó el conocimiento. No se acordaba ni donde estaba, ni tampoco reconocía a su madre. Completamente fuera de sí. Cuando se despertó me vio a mi y se asustó, porque me vio con los dedos dentro de su boca”, describe el héroe que evitó una tragedia en Manlleu.  Los compañeros de Jan y los jugadores del Sant Gabriel estuvieron conmovidos con la imagen que estaban atestiguando. “Nuestro delantero estaba hiperventilando y muy asustado después de lo sucedido. Fue a visitarlo con sus padres para estar tranquilo. El delegado de campo y un directivo me pidieron el contacto pero nadie me ha telefoneado, ni los padres ni nadie. No sé si entre clubs habrá habido contacto”, añade.

Aunque Cañedo hizo un curso básico de primeros auxilios, entre los asistentes en la grada también había la presencia de un médico que ratificó la correcta actuación del técnico adrianense, hasta la llegada de los servicios sanitarios ocho minutos después.

El Sant Gabriel mantendrá el contacto con el jugador del Manlleu, quien estará en reposo absoluto durante una semana.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.